TORNQUIST

Se juntaron para transformar la leche de sus tambos en quesos de alta calidad e impulsar el desarrollo regional

El Balcón del Arroyo es un ejemplo de asociativismo y valor agregado. Aspiran a procesar toda la leche del distrito de Tornquist, en el sudoeste bonaerense.

Agro 29/12/2022 . Hora: 10:21
En los hermosos paisajes serranos del sur de Buenos Aires crece un proyecto de desarrollo lácteo.
En los hermosos paisajes serranos del sur de Buenos Aires crece un proyecto de desarrollo lácteo.

 Por Lucas Villamil

En el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, entre praderas, sierras y arroyos, está creciendo un nodo productivo que conjuga diferentes paradigmas actuales del campo argentino. Uno de ellos es el de la fuerza femenina, ya que las que impulsan la idea son en su mayoría mujeres. Otro, el del poder de lo colectivo. Y otro, el valor agregado en origen.

Se trata de la asociación de la cadena láctea de la localidad de Tornquist, que busca transformar miles de litros de leche en quesos de alto valor aprovechando los recursos y saberes propios y generando empleo y desarrollo para la región.

“Todo empezó con un grupo de Cambio Rural del INTA”, comenta la contadora Fernanda Berlín, a quien el Instituto convocó en su momento para estructurar la parte legal y contable del proyecto. Tras un periodo de análisis observaron que tenían una buena oportunidad para trabajar en el desarrollo de la cadena láctea, ya que en la zona hay varios tambos que producen buena calidad de leche a la que enviaban a usinas muy lejanas, redundando en costos y perdiendo la oportunidad de agregar valor.

 Los cuatro tambos que forman parte de la SRL producen 12.000 litros de leche por día.

Entonces, cuatro tambos y una fábrica de quesos decidieron unir fuerzas, armar un plan y animarse a soñar. Hoy, El Balcón del Arroyo reúne a cinco empresas en torno a la producción de quesos artesanales, incluye a casi 60 personas y a fuerza de gestión y coraje aspira a avanzar en la producción de otros productos lácteos y en la integración de todo un clúster agroindustrial con el circuito turístico de la zona.

Se decidió formar una SRL porque es el tipo de sociedad más adecuado para las empresas que forman parte, que son todas empresas de familia. Queremos que los socios sean gente que conoce la profesión, que sean expertos en trabajar la leche. Es una idea que todo el tiempo vamos mejorando”, explica Berlín, y aclara que la producción de quesos no es una actividad completamente nueva para ellos. La fábrica de El Balcón del Arroyo existe desde 2013, ya logró cierto nivel de reconocimiento por su calidad y con sus 18 variedades forma parte de circuitos gastronómicos y turísticos a nivel municipal y nacional.

PUBLICIDAD

 

 El Balcón del Arroyo ya produce 120-150 kilos de queso diarios de diversos tipos.

Su nombre proviene del idílico paraje en el que se encuentra, sobre el río Sauce Chico. “Las reuniones son en Balcón del Arroyo, con picadita”, confiesa la contadora. Es una zona de enorme belleza natural y los visitantes, además de descansar, respirar aire puro y comer una buena picada, pueden conocer todo el proceso de producción de los quesos.

Pero hasta ahora allí solo procesan el 2 por ciento de la leche que se produce en la región. Transforman 1.500 litros de leche por día en 120-150 kilos de queso.

El primer objetivo de la nueva SRL es ampliar la capacidad para llegar a procesar los 12.000 litros de leche que producen los cuatro tambos que forman parte del emprendimiento, y en una segunda etapa llegar a procesar los 30.000 litros diarios que produce el distrito, que cuenta con diez tambos.

Los establecimientos que forman parte del proyecto son San Jorge, Villa Adrianita, La Horqueta y La Sorpresa. Todos son pastoriles, en total cuentan con 520 vacas en ordeñe, emplean a 19 familias y obtienen 12.000 litros diarios de leche que en su mayoría viajan muchos kilómetros hasta las plantas de procesamiento.

PUBLICIDAD

“La demanda de quesos está insatisfecha, tenemos muchos pedidos de Bahía Blanca, Buenos Aires y otros lugares pero hoy no tenemos la capacidad de producción para abastecerla. Sí tenemos materia prima de calidad, que hoy se va del distrito y vuelve como leche elaborada. Queremos que la plata quede en el distrito, que haya empleo y que nuestros jóvenes tengan oportunidades”, afirma Berlín, y agrega que en todos los casos, una cualidad que se destaca en las empresas participantes es que son “resilientes, con experiencia”.

 

 Los tambos son pastoriles, entre las sierras bonaerenses.

Además asegura que siguen los principios de la economía circular y que el proyecto conjunto es una empresa con objetivos de triple impacto. “Los tamberos están regenerando suelos para certificar. Estamos enfocados en cuidar el bienestar de nuestra gente y de nuestros recursos, en todos los aspectos. Además intentamos acortar la brecha entre lo público y lo privado porque creemos que trabajar en conjunto es vital para el desarrollo regional”, dice.

Por estos días Berlín se encuentra siguiendo muy de cerca la construcción de la nueva planta de procesamiento que la firma está levantando en el parque industrial de Tornquist, en un punto estratégico con salida directa a la ciudad de Bahía Blanca o a los paisajes de Sierra de la Ventana. Con un plan claro y preciso ya lograron hacer el piso e instalar el galpón, con las paredes incluídas.

 

 

En la nueva planta que están levantando aspiran a procesar 30.000 litros diarios de leche.

Todo proyecto nace de un sueño, pero si estas ideas por más brillantes e innovadoras que sean no tienen mucha gestión, no se convierten en una empresa exitosa. Nosotros gestionamos todos los días y en este proceso nos encontramos con un montón de dificultades como la burocracia, la falta de financiamiento, las trabas para acceder al crédito y la falta de políticas enfocadas al desarrollo regional. Por supuesto, no nos quedamos con esto y trabajamos todos los días para cambiar esta realidad y para incentivar, impulsar, apoyar, y contagiar a otros emprendedores para empujar todos juntos para nuestro país y nuestra región”, dijo Berlín hace pocas semanas al recibir el tercer premio en la edición 2022 del programa TalentA, promovido por Corteva Agriscience, que consiste en 650.000 pesos que ya están siendo utilizados para la construcción de la nueva fábrica.

Luego agregó que la mayor parte de la financiación surge de esfuerzos y fondos propios, y que haber ganado el premio, además del impulso económico les brinda una oportunidad muy importante para visibilizar el proyecto y para conseguir el dinero que les falta. La próxima etapa del plan incluye la compra de máquinas e instrumental como contenedores de frío, una caldera, un pasteurizador de 6.000 litros por hora, una mesa desueradora, prensas, moldes, envasadoras, heladeras y vehículos. Mientras tanto, ya avanzan en la capacitación de empleados para la elaboración de quesos y otros productos como dulce de leche y cremas.

Parece mucho, pero ellos saben que con el trabajo diario y una idea clara lo van a lograr. “Una ventaja que tenemos es que sabemos cuál es el rumbo, es la decisión del grupo”, concluye Berlín.

 

(Clarín Rural)

Aporte Solidario

Tu contribución nos ayuda a seguir construyendo un periodismo distinto de calidad y autogestión.
Contribuir ahora
Comentar esta nota
Agroecología
Una semilla crece sin sonido, pero un árbol cae con un ruido enorme. La destrucción hace ruido, pero la creación es silenciosa.
Turismo en el Sudoeste Bonaerense
Cultura / Un día como hoy: Atahualpa Yupanqui
Clima en SudOeste B.A.