A 380 AÑOS DE SU NACIMIENTO: UN 4 DE ENERO DE 1643

Isaac Newton, el descubridor de la Ley de la Gravedad

La revolución científica iniciada en el Renacimiento por Copérnico y continuada en el siglo XVII por Galileo y Kepler tuvo su culminación en la obra del científico británico Isaac Newton (1643-1727), uno de los más grandes genios de la historia de la ciencia. Sin olvidar sus importantes aportaciones a las matemáticas, la astronomía y la óptica, lo más brillante de su contribución pertenece al campo de la física.

Un Día Como Hoy 04/01/2023 . Hora: 09:29

El 4 de enero de 1643 nació Isaac Newton, una de las figuras más sobresalientes de la humanidad por su descubrimiento de la ley de la gravedad. Este inventor y teólogo británico realizó importantes estudios matemáticos, astronómicos y ópticos, pero sus contribuciones más importantes las logró en el campo de la física.

 
 Observación de la Manzana / Bridgeman

¿Quién fue Isaac Newton?

Entre los muchos logros de Isaac Newton destaca el haber establecido las leyes fundamentales de la dinámica (inercia, proporcionalidad de fuerza y aceleración, y el principio de acción y reacción) a partir de las leyes sobre las órbitas establecidas por Kepler y de los estudios sobre el movimiento de Galileo. Sus innovadoras teorías —que dieron por terminada la era aristotélica— permanecieron como un referente durante los siglos siguientes, hasta que Albert Einstein formuló su Teoría de la Relatividad. Aunque también tuvo que sufrir la antipatía de varios colegas que se oponían a sus postulados, como Robert Hooke, que combatió la teoría de los colores de Newton.

Teoría de los colores / National Geographic

La muerte de Hooke restableció su estatus y consolidó sus premisas con la publicación de Óptica. Su fama mundial vino por la anécdota de la observación de la manzana —contada por Voltaire a partir del relato de la sobrina de Newton— caída del árbol, que dio origen a la ley de la gravedad.

 

"Sus innovadoras teorías permanecieron como un referente durante los siglos siguientes, hasta que Albert Einstein formuló su Teoría de la relatividad"


Newton fue admirado por sus contemporáneos —que admiraban su extraordinaria lucidez y su capacidad para el cálculo y el conocimiento de la mecánica de los cuerpos celestes y el comportamiento de la luz— y por los investigadores posteriores que lo consideraron el científico por excelencia, el primero en recibir el título de Sir por la corona británica. También intervino en política como representante de la Universidad de Cambridge en el Parlamento.

Vivió hasta los 80 años, enfrascado en sus estudios, como presidente de la Royal Society, y su entierro se convirtió en todo un acontecimiento. Newton también tuvo su lado oscuro: hipocondría, misoginia y un carácter vengativo. Además de moverse en el campo científico más estricto, también realizó experimentos alquimistas, pasión que compartía con su colega, Robert Boyle, que fue el impulsor de la química moderna.

El genial matemático estudió la cábala y sostuvo extrañas teorías teológicas. Escribió miles de páginas en las que estudiaba las profecías bíblicas, la cronología de los reinos judíos o la estructura del templo de Salomón. Una vez se atrevió incluso a calcular la fecha de la segunda venida de Cristo, que situó en el año 2060. Asimismo, estudió a fondo la Biblia para demostrar que en el texto original no había referencias a la Trinidad, un dogma cristiano que él consideraba falso, porque en determinado momento llegó a la convicción de que sólo Dios padre tenía naturaleza divina, y no Jesucristo ni el Espíritu Santo. En realidad, el interés de Newton por la teología no puede separarse enteramente de su sistema científico, en el que se presuponía la existencia de un Dios que fijaba las leyes inamovibles del mundo físico.

Newton murió el 20 de marzo de 1727, negándose a recibir los auxilios finales de la Iglesia, a raíz de su descreimiento del dogma de la Trinidad.

 

SudOeste B.A. con información de National Geographic y Zenda

PUBLICIDAD

Aporte Solidario

Tu contribución nos ayuda a seguir construyendo un periodismo distinto de calidad y autogestión.
Contribuir ahora
Comentar esta nota
Agroecología
Una semilla crece sin sonido, pero un árbol cae con un ruido enorme. La destrucción hace ruido, pero la creación es silenciosa.
Turismo en el Sudoeste Bonaerense
Cultura / Un día como hoy: Atahualpa Yupanqui
Clima en SudOeste B.A.