6 de enero de 1943

Osvaldo Soriano cumpliría 80 años: Escritor, periodista, noctámbulo y, sobre todo, futbolero

El escritor fanático de San Lorenzo que nos regaló sus cuentos de fútbol. Así era el autor de “El penal más largo del mundo”, uno de sus relatos más famosos.

Un Día Como Hoy 06/01/2023 . Hora: 13:17

Un 6 de enero de 1943 nace en la ciudad bonaerense de Mar del Plata el escritor y periodista Osvaldo Soriano, autor de las novelas “Triste, solitario y final” y “No habrá más penas ni olvido”, que fueron llevadas al cine. La obra de Soriano fue publicada en 20 países y traducida a una quincena de idiomas.

Osvaldo Soriano murió joven, con apenas 54 años, pero aun así pudo regar con talento la literatura futbolera y atrapar a miles de lectores. Este 6 de enero se cumplen ocho décadas del nacimiento de este marplatense que fue uno de los grandes embajadores de la pasión por San Lorenzo, club del que era fanático.

Su amigo Osvaldo Bayer habla de Soriano

PUBLICIDAD


“Yo no tengo biografía. Me la van a inventar los gatos que vendrán cuando yo esté, muy orondo, sentado en el redondel de la luna”, decía, quizá, el escritor argentino más entrañable de los últimos tiempos. Dueño de un estilo llano que condensaba belleza y humor en igual medida, fue uno de los autores más vendidos en el país en las décadas de los 80 y 90 con más de un millón de ejemplares de sus novelas y relatos.

Desde el primer número del icónico Página/12 en 1987 hasta su muerte en 1997 (el 29 de enero), supo escribir en las célebres contratapas del diario en donde reflexionaba con aguda observación y detalle sobre la realidad nacional y las maneras de ser de las y los argentinos. No por nada se lo suele comparar con Roberto Arlt y sus aguafuertes porteñas.

Soriano vivió en su infancia en otras pequeñas ciudades como San Luis, Río Cuarto, Tandil y Cipolletti, llenas de personajes coloridos que inspiraron sus historias. Durante su adolescencia, abandonó los estudios secundarios y se dedicó a trabajar embalando manzanas y, más tarde, como empleado de una metalúrgica.

Comenzó su oficio de periodista en el diario El Eco de Tandil, donde escribía en la sección de deportes y columnas sobre personajes famosos de la época. Luego, trabajó en Primera Plana, la revista El Porteño y el diario La Opinión. En esos medios realizó entrevistas inolvidables como las que hizo a Quino y Julio Cortázar.

En 1973, llegó su primera novela Triste, solitario y final, que logró un gran éxito de ventas. En ella, Soriano se asume él mismo como personaje para parodiar al cine norteamericano a través de dos figuras tomadas de la realidad y la ficción: Stan Laurel (el actor cómico del Gordo y el Flaco) le pide al detective Philip Marlowe (de los libros de su admirado Raymond Chandler) que indague porqué ya nadie lo contrata más.

    
Osvaldo Soriano, un ícono de la literatura argentina.


Hincha ferviente del club San Lorenzo de Almagro, supo plasmar grandes jugadas en pueblos lejanos, retrató el potero de aquellas tierras olvidadas con sus jugadores tan magistrales como únicos. Él también participa como personaje y uno de los encuentros más lindos que tiene en sus letras es con El Míster Peregrino Fernández, un director técnico como no hubo otro en el mundo literario.

Osvaldo Soriano y su cuento de fútbol más famoso


Soriano decía que quería ser el 9 de San Lorenzo; y que, como no lo logró, se convirtió en escritor. En “El penal más largo del mundo” construye una historia fantástica sobre un partido entre dos pueblos perdidos de la lejana Patagonia. La final se disputa a partir de un tiro desde el punto del penal, que se posterga largamente.

El autor de Triste, solitario y final, describía con maestría a los personajes dentro de campo de juego. Se notaba que había practicado deporte. El resultado es un cuento fantástico, en el sentido más amplio del término, que tuvo una versión cinematográfica.

PUBLICIDAD

Su libro Rebeldes, Soñadores y Fugitivos, reúne algunos de sus mejores cuentos. Sus obras han sido traducidas a 18 idiomas y adaptadas con éxito a la pantalla cinematográfica.

 

El penal más largo del mundo

Este es un cuento de Osvaldo Soriano, periodista y fanático de San Lorenzo. Posiblemente el escritor ar­gentino que más vendió en los años ochenta, novelas y libros de cuentos. Elegí uno muy futbolero, que dice así: 

El penal más largo del mundo se tiró en 1958 en un estadio perdido de Río Negro. Fue en un partido entre dos equipos de pueblos vecinos: el Estrella, un club humilde, y el Belgrano, que tenía el presupuesto más grande de la Liga. 

El Estrella no tenía un gran equipo, pero tenía un arquerazo. Se llamaba Herminio Díaz, le decían el Gato por su agilidad, y era la razón por la que su equipo iba primero, seguido a un punto por su his­tórico rival. 

¿Quién iba a pensar que esos dos clubes, que se odiaban, iban a definir el regional en la última fecha? Nadie. Pero cuando ese histórico domingo llegó, ya nadie se hacía esa pregunta. Ahora solamente había que ganar.

El humilde Estrella tenía una ventaja: jugaba de local y un empate le alcanzaba. Pero el Belgrano ha­bía logrado recuperar de una lesión al Chino Gauna, su goleador, que le había jurado a sus hinchas que esa tarde volvería al pueblo con la Copa. 

El partido fue trabado y aburrido, y se mantuvo el cero hasta el minuto ochenta y ocho. Pero ahí todo cambió: el Chino Gauna se sacó de encima a dos de­fensores y, cuando estaba a punto de patear, un vo­lante del Estrella lo serruchó desde atrás. Penal. 

Fue un escándalo, en las tribunas y en la cancha. Los locales empezaron a increpar al referí con putea­das, los visitantes saltaron a defenderlo y en segundos se armó una batalla campal. Tuvo que entrar la po­licía, y cuando las cosas se calmaron, el tribunal de disciplina (en reunión de urgencia) resolvió postergar los dos minutos restantes hasta el domingo siguiente, sin público. Se reiniciaría el partido con el penal. 

El lunes no se habló de otra cosa en todo el pueblo. El martes los equipos volvieron a los entrenamientos. El Gato atajó penales todo el día. Y a la tarde fue a tomar una grapa al bar. En el bar lo recibieron con aplausos. Pero el Gato estuvo callado, hasta que en un momento dijo: «El Chino Gauna tira todos los penales a la derecha». Los demás asintieron. «Pero él sabe que yo sé». Todos en la cantina se miraron. «Pero yo sé que él sabe que yo sé». «Entonces tiráte a la iz­quierda, Gato», dijo el cantinero. «No... Él sabe que yo sé que él sabe que yo sé», dijo el Gato. Y se fue a dormir.

El miércoles el Gato no fue a entrenar y el jueves el cartero lo encontró caminando por las vías. Ha­blaba solo. El cartero le preguntó: «¿Lo vas a atajar, Gato?». Y el Gato dijo: «Qué sé yo... ¿Qué gano con atajarlo?». 

«¡La gloria, Gato! », dijo el cartero. Y el Gato dijo: «La gloria va a ser cuando la rubia Ferreyra me quiera besar», y se fue cabizbajo. 

El viernes, la rubia Ferreyra estaba atendiendo la mercería del padre cuando el intendente, en persona, entró con bombones y le dijo: «Esto te lo manda el Gato Díaz... Hasta el lunes, el Gato es tu novio. ¿Es­tamos?». 

El sábado la Rubia y el Gato fueron al cine. Él quiso besarla pero ella lo frenó suavemente y le dijo que el domingo a la noche, quizás, después de que atajara el penal, en el baile, lo besaba... Entonces el Gato sonrió. 

El domingo los dos equipos salieron a la cancha vestidos y concentrados como para disputar un par­tido entero, aunque solo tuvieran que jugar dos mi­nutos. 

El Gato se paró abajo de los tres palos sonriendo. El Chino Gauna lo miraba fijo desde el punto pe­nal. Cuando el referí dio la orden, el Chino golpeó la pelota con fuerza y el Gato voló, decidido, al palo derecho. Rozó la pelota con la punta de los dedos y la sacó al córner. 

¡Ah! El pueblo estalló en festejos. Y el Gato estaba en la gloria. Vio su foto en la tapa del diario. Vio las caras de felicidad de sus vecinos desde el balcón de la intendencia: él con la Copa en la mano. Vio las luces del baile y sintió el beso de la rubia Ferreyra en sus labios. Vio el altar iluminado de una iglesia, la vio a ella, de blanco con un ramo de flores. Vio a la Rubia Ferreyra desnuda en el lecho nupcial, vio el rostro del primer hijo de los dos. Lo único que no vio el Gato, porque estaba distraído pensando en todo esto, fue que Belgrano sacó rápido el córner. No vio el centro entrando al área, no vio al Chino Gauna cabeceando de sobrepique. No vio que la pelota se metía en el arco. 

Después del partido, el Gato Díaz colgó los bo­tines y desapareció del pueblo. Tres días después lo encontraron muerto, en las vías del tren. Dijeron que se había matado porque no pudo soportar la humi­llación de la derrota. Solamente unos pocos supieron la verdad: se había matado por amor.

 

SudOeste B.A. con información de hernancasciari.com; tn.com y efemérides argentinas

Aporte Solidario

Tu contribución nos ayuda a seguir construyendo un periodismo distinto de calidad y autogestión.
Contribuir ahora
Comentar esta nota
Agroecología
Una semilla crece sin sonido, pero un árbol cae con un ruido enorme. La destrucción hace ruido, pero la creación es silenciosa.
Turismo en el Sudoeste Bonaerense
Cultura / Un día como hoy: Atahualpa Yupanqui
Clima en SudOeste B.A.