PROBLEMAS DE SALUD

Pantallas: Una investigación científica reveló cómo la adicción en el uso afecta el cerebro de los adolescentes

La comunicación abierta sobre los riesgos del uso excesivo de pantallas es fundamental para la prevención de adicciones en adolescentes.

Salud 14/06/2024 Hora: 12:34
Pantallas: Una investigación científica reveló cómo la adicción en el uso afecta el cerebro de los adolescentes
Pantallas: Una investigación científica reveló cómo la adicción en el uso afecta el cerebro de los adolescentes

La adicción a las pantallas en adolescentes, además de cambiar sus hábitos diarios, provoca alteraciones neurológicas significativas en la salud. El cerebro es uno de los más afectados, según la ciencia.

Un estudio científico del University College de Londres ha demostrado que los cerebros de los jóvenes adictos a internet presentan cambios similares a los observados en las adicciones a sustancias.

 

Consecuencias en el cerebro de la adicción a las pantallas según la ciencia

Según explica un detallado artículo, el estudio realizado por investigadores del University College de Londres se centró en jóvenes de entre 10 y 19 años, diagnosticados con adicción a internet y a las pantallas.

 La resonancia magnética ha revelado que los adolescentes adictos a las pantallas tienen menos conexiones neuronales en áreas clave del cerebro. (Fuente: Unsplash)

A través de resonancias magnéticas, que permitieron observar detalladamente la estructura y funcionamiento del cerebro joven, los científicos compararon los cerebros de adolescentes con los de un grupo de control de la misma edad y sin adicciones.

Los resultados revelaron diferencias significativas:

PUBLICIDAD
  • Los adolescentes adictos mostraron alteraciones en un área crucial para realizar funciones mentales complejas como planificación y control de comportamiento. Estos implica una menor capacidad para gestionar impulsos y tomar decisiones racionales.

  • Se observaron modificaciones en las áreas encargadas de gestionar la atención y el sistema de recompensa. Esto sugiere una mayor susceptibilidad a la gratificación instantánea y dificultades en mantener la concentración en tareas que no ofrecen recompensas inmediatas.

  • Dificultades aumentadas para mantener relaciones sociales y gestionar emociones.

  • Los adolescentes adictos a menudo experimentan problemas de sueño y desórdenes alimenticios debido a la alteración en las zonas de recompensa y control.

  • Capacidad reducida para concentrarse y procesar información puede llevar a un rendimiento académico y personal disminuido.

Además, los investigadores notaron una disminución en las conexiones neuronales en el lóbulo parietal izquierdo, una característica también presente en individuos adictos a sustancias.

 La adicción a las pantallas en adolescentes está vinculada a dificultades en mantener relaciones sociales saludables. (Fuente: Unsplash)

Esto puede afectar negativamente la capacidad de los adolescentes para procesar información sensorial y realizar multitarea de manera efectiva.

 

¿Cómo evitar la adicción a la pantalla?

Es fundamental implementar estrategias preventivas para proteger a los adolescentes de los efectos nocivos de la adicción a las pantallas:

PUBLICIDAD
  • Establecer horarios claros y límites para el uso de dispositivos electrónicos, adecuando estas restricciones a la edad y madurez del adolescente.

  • Es importante monitorear y negociar el contenido, haciendo uso efectivo de las herramientas de control parental disponibles en la mayoría de los dispositivos.
     
  • Fomentar la comunicación abierta sobre los peligros del uso excesivo de pantallas y colaborar con otros padres para promover actividades que incentiven interacciones sociales fuera de la red, son pasos clave para mitigar la adicción y sus consecuencias a la memoria juvenil.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo afectan a la salud mental, los cánones irreales de belleza que impone el mundo digital


 
 (El Cronista)

Aporte Solidario

Tu contribución nos ayuda a seguir construyendo un periodismo distinto de calidad y autogestión.
Contribuir ahora
Comentar esta nota