6 DE JULIO - DÍA DEL COOPERATIVISMO

“Puede cambiar la tecnología o la forma de operar, pero los objetivos y los principios siguen siendo los mismos”

Es la expresión de Esteban Martín, el gerente de la Cooperativa Agrícola Ganadera Ltda. de San Miguel Arcángel, en Adolfo Alsina que resaltó el avance tecnológico, que permite incrementar la producción. Además, destacó los puestos laborales que la empresa genera en la localidad y el arraigo en la comunidad.

Sociedad 06/07/2024 Hora: 19:45
“Puede cambiar la tecnología o la forma de operar, pero los objetivos y los principios siguen siendo los mismos”
“Puede cambiar la tecnología o la forma de operar, pero los objetivos y los principios siguen siendo los mismos”

En el marco del Día Internacional de las Cooperativas y el Día Nacional del Cooperativismo, este sábado 6 de julio, el medio Cambio 2000 dialogó con Esteban Martín, gerente de la Cooperativa Agrícola Ganadera Limitada de San Miguel Arcángel, para repasar la trayectoria de la institución -que está próxima a cumplir 76 años- y hablaron acerca de la relevancia de esta forma empresarial y sus valores en la comunidad.

“Nuestra Cooperativa cumplió el año pasado 75 años. Ahora, el 18 de julio, cumplimos 76. Con todo el fundamento del mundo, podemos decir que es una cooperativa histórica”, introdujo el gerente.

Asimismo, enumeró acerca de su rol en la comunidad: “Somos una Cooperativa típica Agrícola Ganadera histórica, al servicio de sus asociados. Hacemos todo lo que es acopio de cereal, alguna consignación de hacienda y tenemos también, que lo utilizan mucho las personas no asociadas a la cooperativa, un autoservicio, una ferretería con expendio de combustibles, medio ramos generales”.

En cuanto al trabajo con hacienda, Martín expresó que hacen consignaciones. “En hacienda se hacen consignaciones. Quien conoce la zona de San Miguel, sabe que se está tornando, por una cuestión comercial, muy agrícola y que está quedando poca ganadería. Pero se hacen consignaciones de hacienda”, señaló.

PUBLICIDAD

Y continuó: “En su momento prácticamente no se hacían, pero en el último tiempo la ACA, que es nuestra cooperativa madre y con quien operamos el 100% de los granos, ha empezado a prestarle atención al tema y hay un canal de comercialización, de hacienda gorda e invernada. Tenemos excelente relación con las cooperativas de la zona que hacen remates en conjunto y a veces colaboramos arrimando algún lote o vendiendo algún lote”.

Además, en algunos casos, brindan herramientas financieras a productores pequeños, con el objetivo de estimular su crecimiento. “La Cooperativa, en determinados momentos, y sobre todo en productores pequeños, que por ahí no tienen las condiciones para calificar una carpeta en un banco y demás, en esas oportunidades puede hacer alguna asistencia financiera. No me refiero a prestar plata, sino a extender más la financiación de los insumos que pueda necesitar el productor. Se absorbe el costo financiero del costo de estirar más el plazo de pago, y esto se hace con capital propio”, explicó el gerente.

 

“Desde el año pasado tenemos una sucursal en Rivera”

Esteban Martín definió a la Cooperativa que gerencia como una entidad que “se formó para defender el precio de la producción de los socios, de sus fundadores, y para que éstos, unidos, puedan conseguir volumen y acceder a tener insumos al precio que se pueda comparar con grandes productores”.

PUBLICIDAD

Consideró que “ese es el objetivo de las cooperativas agrícolas, por lo que no es una cooperativa de servicios, aunque sí brindamos servicios al socio, con insumos o alguna asistencia financiera, todo en lo relacionado con la producción agropecuaria”.

En igual sentido, enfatizó que “la Cooperativa de San Miguel no es una cooperativa cuya meta sea expandirse, ni tener una política agresiva de crecimiento, sino mantener un perfil propio de lo que es el cooperativismo, de aferrarse y no olvidarse para qué se creó, que fue para defender la producción y ser una especie de árbitro en la zona en los precios y las relaciones comerciales”.

No obstante, el gerente de la Cooperativa sanmiguelense destacó que han abierto una sucursal en Rivera. “Sí tuvimos un pequeño proceso de expansión, porque desde el año pasado tenemos funcionando una sucursal en Rivera, con expendio de agroinsumos, fertilizantes y otros, y tenemos una balanza. Lo armamos no tanto con el motivo de la expansión, sino porque tenemos bastantes clientes de la zona, de Lapin, de Huergo, de Phillipson, que viven en Rivera”, informó.

“En muchos períodos del año no tenemos los caminos en las mejores condiciones, así que era una demanda de esos clientes, a quienes les quedaba mucho más cómodo pasar y cargar los insumos en Rivera, y no llegar hasta San Miguel”, agregó.

“Sí la Cooperativa ha crecido, porque la producción agropecuaria crece, porque se trabaja con mejor tecnología. Esto ha logrado que los productores sean cada vez más de punta y, entonces, año a año vamos teniendo un crecimiento también en operatoria, en cereales acopiados. Pero no va sujeto a una política agresiva de expansión, como puede darse en otra empresa, cuyos objetivos sean diferentes”, sumó acerca del crecimiento de la entidad que gerencia.

 

“Somos la empresa más importante del pueblo”

Al ser consultado acerca de si la de San Miguel es la cooperativa es una de las de mayor capacidad de acopio en el distrito, Esteban Martín aclaró que “en el distrito hay cooperativas importantes”, al tiempo que destacó que “sí tenemos un volumen importante… el acopio es menor porque la producción va creciendo muy rápido, por suerte, por los procesos tecnológicos”.

“La velocidad con la que se hace la cosecha y la siembra es cada vez más rápida. Las plantas de silo no alcanzamos a seguir ese ritmo para crecer con la estructura, por lo cual los acopios nos empiezan a quedar chicos”, añadió.

“Pero sí venimos logrando tener un movimiento en los últimos ejercicios de 50 mil toneladas al año comercializadas, que en los años malos o de sequía no sucedía… hemos transitando todo el año con un movimiento de cinco mil toneladas. Lo tradicional de la Cooperativa, hace diez años, eran entre 25 mil y 30 mil toneladas. Los últimos tres años estamos por encima de los 50 mil”, enfatizó.

“Eso nos pone muy contentos, por la evolución de nuestra Cooperativa y de la zona, porque no podemos crecer solos. La Cooperativa va de la mano de cómo trabajan, cómo producen y cómo están los asociados. Si a ellos les va bien, acompañamos. Y si les tocan momentos más duros, la cooperativa lo sufre de la misma manera. Es un eslabón más y lo que se hace es un acompañamiento”, evaluó el gerente de la Cooperativa de San Miguel.

En el ámbito de los puestos de trabajo, Martín afirmó que “a nivel privado somos la empresa más importante del pueblo”.

En este sentido, dijo que “hoy en la Cooperativa trabajamos 26 personas en relación de dependencia directa. Dos de esos veintiséis son los chicos que están en Rivera, pero el resto somos personas que trabajamos en San Miguel”.

Y prosiguió: “Indirectamente, sin temor a equivocarme, puedo decir que son veinte a veinticinco o treinta familias de camioneros que trabajan todo el año con nosotros. Y, haciendo un segundo derrame de lo que puede llegar a colaborar en cuanto a la importancia laboral, todo lo que es talleres o demás servicios que se requieran, impactan directamente en el pueblo. Somos el cliente más importante que tiene la Cooperativa Eléctrica de San Miguel. Somos una empresa importante para el pueblo”.

 

“Es impresionante cómo se ha avanzado en tecnología”

El pronunciado avance tecnológico no escapa a la producción en general, ni al ámbito rural en particular. Antes de adentrarse en este tema, Esteban Martín contextualizó: “Es importante considerar que estamos dando esta respuesta desde San Miguel Arcángel, donde no tenemos ni ruta ni vía, muy poca señal de teléfono, por suerte una empresa puso una antena en San Miguel, la Cooperativa Eléctrica hace un esfuerzo enorme por tener un buen servicio de Internet, pero también para estructuras chicas y para pocos usuarios, cualquier inversión y estar al ritmo de cómo avanza la tecnología, tratamos de seguirla, pero cuesta”.

Pese a ello, destacó la innovación de los productores. “En cuanto a la zona y los productores agropecuarios, en los últimos años es impresionante cómo se ha avanzado en tecnología. Varios años atrás se notó un cambio muy importante en el tamaño de las cosechadoras, en la velocidad de cosecha, en que venían con balanza y demás. Eso era toda una revolución para nuestra zona. En los últimos tres años, eso pasó con los equipos de siembra, de fertilización y de pulverización…”

“Hoy podemos decir que tenemos muy pocas sembradoras en la zona que siembran con una guía mecánica, con marca surco. Hoy casi todas trabajan con un piloto satelital, lo cual permite una siembra más uniforme. Se está aplicando mucha siembra variable, es decir, por medio de tecnología se aplica más semilla y más fertilizante en los bajos y menos en las lomas. En lo que es tecnología, en las herramientas de los productores por suerte se ha evolucionado, porque se optimizan los recursos, se puede aplicar menor cantidad de cualquier agroinsumo, etcétera”, continuó el gerente.

En cuanto a los caminos rurales, histórica demanda de la región, Esteban Martín hizo alusión a la problemática y sus implicancias, aunque prefirió no volcar la entrevista a una crítica específica al respecto. “Se sabe que, para sacar la producción, se hace con camiones. Si los caminos no están bien consolidados, hay períodos en los que no se puede sacar y eso en lo comercial influye mucho. Hoy, con el movimiento tecnológico que hay respecto a fertilizantes, implica una logística importante no sólo para la salida de la producción, sino también para la entrada de esos productos, que hay que aplicarlos en tiempo y forma, de la manera más eficiente posible”, analizó.

“Eso a los productores de la zona, y a la Cooperativa como comercio, le complica. Es no tener la seguridad de tener todos los días del año una posibilidad de salida de mercadería. Obstaculiza mucho y limita mucho el animarse a hacer otro tipo de proyecto o de proceso productivo con la materia prima, lo cual podría generar también más mano de obra. Una limitante importantísima es no tener la seguridad de poder sacar la producción”, añadió.

 

“Se avizora una campaña fina muy buena”

Al ser preguntado respecto a las perspectivas para la venidera campaña fina, el gerente de la Cooperativa Agrícola Ganadera de San Miguel Arcángel manifestó que “por suerte, en el último tiempo las perspectivas cambiaron un montón. Cuando empezó la campaña, yendo a los números fríos, se encaraba una campaña para perder plata. Estaban los agroinsumos muy caros, por la imposibilidad de importar y el impuesto PAIS a las importaciones”.

“Hace un mes y medio atrás, los precios tanto del trigo como de la cebada estuvieron al alza, los agroinsumos un poco a la baja y ahí se acomodó un poco la ecuación. Eso, sumado a que había excelentes condiciones de humedad en el suelo, ya hace que podamos asegurar que estemos con una cantidad de hectáreas sembradas o por sembrarse muy importante de la campaña fina”, añadió.

Y sintetizó: “Se avizora una campaña, en hectáreas y si el clima acompaña, con una proyección muy buena. Pero estamos recién sembrando”.

 

“Los principios son los mismos”

Las cooperativas han trabajado en su profesionalización: muchas de ellas hoy cuentan con grandes estructuras y organigramas de trabajo muy completos. Sobre este tema, Martín consideró que “para subsistir, en Argentina toda empresa sea cooperativa o no, tiene que ir profesionalizándose y estar a la altura de la circunstancia de los desafíos”.

No obstante, aclaró: “Si bien se puede haber cambiado la forma de operar, lo que no cambia es para qué se hicieron, cuáles eran los fundamentos y los objetivos de las cooperativas. Puede cambiar el proceso tecnológico, la manera en la que hacemos las liquidaciones o la forma en la que atendemos al cliente. Antes se iba al campo y hoy se atiende de manera remota, por teléfono o por mail. Pero el objetivo es el mismo”.

“Las cooperativas, lógicamente, en el negocio comercial tienen que tener un margen para sostener la estructura y poder ir llevando un mantenimiento y un crecimiento adecuado de la empresa. Pero las cooperativas no tienen fines de lucro y, en el caso de que algún ejercicio por buen manejo o lo que fuera, diera positivo, la Asamblea tiene el derecho de dar retorno a los asociados. En mi gestión se ha hecho varias veces, en función con lo que hayan operado en la Cooperativa, en la sección que dio el resultado positivo”, prosiguió.

Y enfatizó que “los fundamentos no han cambiado. Sí cambia la manera de operar, porque a todos nos cambia la comunicación, la manera de hacer los negocios. Pero los principios son los mismos”.

 

“Una Cooperativa con un pueblo”

Esteban Martín resaltó la relevancia de que los principios de la entidad trasciendan a las personas que, circunstancialmente, ocupan lugares allí. “Quienes nos toca estar de paso en la Cooperativa, por más antigüedad que logremos tener y empeño que le pongamos, tenemos que tener en claro que las instituciones vienen de hace tiempo. No hay que olvidarse de los orígenes de donde viene y hay que entender y trabajar para que, el día que por algún motivo una persona no pueda estar, la Cooperativa pueda seguir con sus fundamentos y sus principios intactos”, expresó.

“Nuestra Cooperativa, que está llegando a cumplir 76 años, sin dudas ha pasado épocas buenas, épocas muy malas… pero ha sabido, con gran habilidad, sobreponerse a todos los altibajos que tenemos en Argentina”, puso de manifiesto.

En términos de balance, el gerente evaluó: “Hace ocho años que estoy en la Cooperativa y el balance es súper positivo. Hemos transitado años complicados. Entré a fines de 2015, 2016 tuvimos inundaciones y hoy puedo hablar con fundamentos de lo que es tener una empresa de la que no podés sacar la producción. Eso lo hemos sabido sortear”.

“La empresa de a poco va creciendo. Tenemos una masa societaria que noto conforme con la operatoria de la Cooperativa. Logramos tener buena participación en las Asambleas. A nivel funcional, tenemos un equipo de trabajo muy lindo. El balance mío, a nivel personal, es muy positivo. Considero que seguimos siendo una empresa muy importante en el pueblo”, continuó.

Finalmente, Esteban Martín recordó una anécdota para graficar el rol de la Cooperativa Agrícola en San Miguel Arcángel. “A modo anecdótico, puedo contar que el año pasado, en el marco de los 75 años, nos vistió el gerente general de ACA, la Asociación de Cooperativas Argentinas, con una comitiva. El resumen de su visita fue que estaban acostumbrados a ver una cooperativa en un pueblo, pero que en San Miguel se habían encontrado con una cooperativa con un pueblo, manifestando la importancia en la comunidad. Creo que algo de eso captura el espíritu de lo que somos en nuestro lugar”.

 

Nota original de Cambio 2000

Aporte Solidario

Tu contribución nos ayuda a seguir construyendo un periodismo distinto de calidad y autogestión.
Contribuir ahora
Comentar esta nota